Viernes, 19 de marzo de 2010

Existía dentro del vomitivo panorama televisivo actual una cadena que podía considerar como mi favorita: La Sexta. Ésta era la única que no se había dejado seducir por esa basura llamada realities ni por los programas de pornografía rosa (tipo Vuélveme loca y similares). Así fue hasta que en fechas recientes incomprensiblemente le dio por emitir uno (que podía entenderse como "servicio público") titulado El aprendiz para posteriormente, en su afán por explotar la gallina de los huevos de oro, descolgarse con el nauseabundo Generación Ni Ni. Uno desconoce los motivos por los que una cadena que aspiraba a ser "una cadena diferente y alejada de toda telebazofia" emite ese tipo de espacios aunque se los imagina: el asqueroso interés por el share y, por ende, por las perras. El espacio, que ya era sucio de por sí, alcanzó el pasado lunes una cota inimaginable en punto a  chabacanería y pésimo gusto.
Dado que como supongo que todos están al cabo de la calle de lo que sucedió, voy a ahorrar detalles. Sólo diré que dos "participantes" macho del programa restregaron sus genitales por los pechos de una participante hembra. Eso en horario de prime-time en el que puede haber niños viendo la "caja subnormalizante". Las asociaciones feministas no han podido quedarse quietas y han protestado con toda la razón. Sólo puedo ponerles una pega: estas protestas suenan un poco a demagogia ya que si han protestado ahora, ¿por qué no lo han hecho con motivo de pseudoprogramas como Sálvame (Telecinco) en los que también hay un lenguaje y acciones obsceno en exceso también en horario de máxima audiencia?.  
¿Qué ha hecho la cadena?. Lo lógico y lo que mandaba el sentido común era el retirarlo de una vez por todas. Una vez más se ha comprobado que lo que menos abunda en la cadena de Emilio Aragón es esto último al optar por desplazarlo al late-night de los domingos antes de cancelarlo como sugería sus bajos índices de audiencia y, sobre todo, este bochornoso episodio que un profano espera no sirva para proporcionarle un mayor share en su nueva ubicación. Me parece indignante que una vez sucedido este escándalo no hayan rodado cabezas como la de su consejero delegado José Miguel Contreras, estómago agradecido, que debía estar al tanto de la basura que se emite por su cadena. Quien menos culpa tiene de este caso es, sin duda, su presidente fundador Emilio Aragón que se encontraba afuera rodando su magnífica película Pájaros de papel. Este escándalo no empece, sin embargo, la calidad de una parrilla marcada por el entretenimiento con programas como Sé lo que hicisteis, El Intermedio o Buenafuente. Cosa que escasea en una cadena tan soez como Telecinco. Espero que el "Caso Ni Ni" haya servido de lección y a la par que ruedan  las cabezas de los principales responsables del mismo, vuelvan programas como Los Invencibles o El club de Flo (concurso de monologuistas). 

 

Generación asquerosa


Tags: Porno, sexo explícito, share, vergüenza, telebazofia, asco, abominación

(0)  | share
[ Comentarios ]