Viernes, 28 de mayo de 2010
Hasta hace muy poco no entendía qué era hacer el ridículo o, para ser más exactos, cómo se hacía. Lo comprendí, en el plano futbolístico, el día en el que el Alcorcón eliminó de la Copa del Rey al Real Madrid. En el plano de los medios de comunicación, actualmente estoy siendo testigo de ello en relación con el comportamiento de ciertos medios relacionados con la derecha.
La COPE no ha tenido reparos, en efecto, en abrir en su página web una especie de campaña para solicitar el adelanto de las elecciones generales. Lo malo del caso, con serlo, es que cualquiera puede registrarse con una dirección de correo electrónico inventada y que, además, puedes votar cuantas veces quieras. La credibilidad de esta campaña queda, pues, muy en entredicho. Mayor ridículo que el hecho por la Cadena de los Obispos no creía que se pudiese hacer hasta que llegaron a mí noticias relativas al diario LA RAZÓN. Este periódico no le ha importado llevar a cabo otra nueva campaña pro-adelanto electoral esta vez desde sus páginas y a través de cupones. Pero, ¿adónde quería llegar el director de este periódico con esta inane iniciativa?. ¿Acaso no sabe que para que una iniciativa popular prospere y sea tenida en consideración en las Cortes no son necesarios los cupones sino simplemente la friolera cifra de medio millón de firmas acreditadas?. Tal iniciativa tendría, sin embargo, pocos visos de prosperar ya que el posible adelanto electoral es una prerrogativa que corresponde única y exclusivamente al Presidente del Gobierno y no a los medios de comunicación de la derecha quienes, aprovechando el viento que en las encuestas les está soplando a favor, están esperanzados en una nueva victoria por mayoría absoluta del PP. Vista la experiencia que tuvimos con Aznar, es de temer los perniciosos efectos que dicha victoria tendría sobre la democracia española. ¡NO QUIERO NI PENSARLO!.  

 
 

FASCISMO, por desgracia, AL PODER

LA RAZÓN = FASCISMO


Tags: Ridículo, LA RAZÓN, COPE, Elecciones

(0)  | share
[ Comentarios ]